febrero 15, 2019

La última “selfie”: se disparan autofotos con balas de verdad

La moda de  tomarse autofotos o “selfies” ya se ha cobrado varias vidas. Tres casos en los últimos días muestran la punta de un iceberg que puede ser mucho más cuantioso de lo que llega a publicarse.

La afición a tomarse autofotos, llamadas selfies, ha llegado hasta los rincones más remotos, y crece de manera exponencial

La afición a tomarse autofotos, llamadas selfies, ha llegado hasta los rincones más remotos, y crece de manera exponencial

Primero fue un joven noruego que quiso tomarse una foto graciosa con su selfie-stick, mientras con la otra mano se apoyaba en la sien la pistola de reglamento de su padre policía. Dice la crónica policial que el infortunado estudiante de medicina apretó el gatillo de la pistola junto al botón del obturador de la cámara. Murió al instante.

El segundo caso conocido afectó a una joven moldava que murió electrocutada al tomarse una selfie en el techo de un tren. Anna Ursu se transformó en una pira humana, achicharrada por 27 mil voltios frente a la lente de su cámara y nada pudieron hacer los testigos por salvarle la vida.

Ruleta rusa: cada vez más muertos frente al objetivo

Esta semana, una joven rusa de 21 años se disparó en la cabeza al tomarse una selfie con su teléfono móvil, mientras se apuntaba con un arma en plena Plaza Roja de Moscú, ante la atónita mirada de cientos de turistas. Afortunadamente, las balas no eran letales y la estudiante moscovita pudo salvar su vida, aunque herida de consideración.

Por su parte, suman decenas los damnificados por accidentes sufridos mientras se toman autofotos en situaciones de riesgo, como la cúspide de rascacielos o al borde de insondables precipicios, con la finalidad de impresionar a sus conocidos al publicar esas fotos en las redes sociales, algunas con el anhelo de volverse “virales”.

También deberían integrar este cómputo, los numerosos afectados por accidentes de tránsito mientras conducían tomándose fotos al mismo tiempo.

La moda de tomarse selfies, impensable hace pocos años, ya ha invadido todos los rincones del planeta.

Posts relacionados