noviembre 20, 2017

Pitada infernal: el rey Felipe VI tragó 48 interminables segundos de desprecio al himno español

Una estruendosa pitada, o silbatina (de silbatos) o enorme “xiulada”, según la lengua local, estremeció los cimientos del Camp Nou en Barcelona, durante e la interpretación del himno español en los mi de la final de la Copa del Rey, disputada entre el Athletico de Bilbao y el FC Barcelona .


 

El rey de España Felipe VI soporta a pie firme la sonora repulsa de los colectivos nacionalistas al simbólico himno oficial

El rey de España Felipe VI soporta a pie firme la sonora repulsa de los colectivos nacionalistas al simbólico himno oficial


 

A pesar de que el himno sonó solo durante 48 segundos y se emitió a un alto volumen por los altavoces del estadio, la pitada sonó estrepitosa entre los más de 95.000 espectadores asistentes al partido.

Cuando concluyó el himno nacional Felipe VI, que preside su primera final como rey, aplaudió desde el palco y los jugadores de ambos equipos saludaron a sus seguidores desde el campo.

Sobre este asunto, el presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, ya adelantó durante la semana que la Comisión Antiviolencia estudiará “la posibilidad de imponer las sanciones que procedan si se dan hechos contrarios al ordenamiento jurídico”, al tiempo que destacó que “todos los himnos, sea cual sea la competición deportiva nacional o internacional que se dispute, deben ser respetados en un ambiente cívico y educado“.

Así se lo comunicaron a los clubes vasco y catalán y a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a través de una carta firmada por el propio Miguel Cardenal y por el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.

En este sentido, el Barcelona, por medio de su vicepresidente institucional Carles Vilarrubí, ha asegurado que la entidad azulgrana “institucionalmente” tiene que pedir a todo el mundo que “respete formalmente los himnos y las instituciones”, pero advierte que “no puede imponer comportamientos”.

En las dos anteriores finales coperas disputadas entre ambos equipos, la situación fue similar, ya que se produjeron sendas pitadas al himno español tanto en la final jugada en el Calderón, en 2012, como en la disputada en Mestalla (2009).

Condena oficial

El gobierno de España, por boca de su Ministerio de la Presidencia ha informado en una nota de que «considera que cualquier muestra o manifestación de intolerancia es siempre reprochable; y lo es más todavía cuando busca la repercusión pública aprovechando un espectáculo deportivo, que todos los españoles tienen derecho a disfrutar, sin la protesta y la perturbación que algunos quieran imponer». «Las cuestiones ideológicas o políticas no deben interferir el normal desarrollo de los acontecimientos sociales, culturales y deportivos», añade la nota oficial.

Aprovechar un encuentro de fútbol, según el Gobierno, para escenificar una protesta de carácter político «es una falta de respeto para este deporte, para el conjunto de los aficionados y para todos los españoles, que tienen derecho a disfrutar de este partido como lo que es, un espectáculo deportivo, y, al mismo tiempo, a ser respetados a través de los símbolos que nos representan a todos y a nuestra democracia». EFE

Posts relacionados