agosto 22, 2017

¿Mónica Oltra o Ximo Puig? La izquierda valenciana al final de su laberinto

Tres jugadores en la cancha, dos nacionales y uno local, es decir Partido Socialista y Podemos, más Compromís, se acercan inexorablemente a tomar definiciones que habrán de marcar por un buen tiempo el devenir político -en el más amplio sentido- de la Comunidad Valenciana, incluída la gravitante ciudad de Valencia.


 

 

La valenciana Mónica Oltra es la política ascendente con mayor proyección nacional

La valenciana Mónica Oltra es la política ascendente con mayor proyección nacional en la actualidad

A la hora en que se escribe esta nota, se sabe que Pablo Iglesias se reunió con Mónica Oltra antes que con Pedro Sánchez. Y que Mónica Oltra se reunió con Pablo Iglesias antes que con Ximo Puig. Dicho de otra forma: Compromís y Podemos fueron atraídos por las apremiantes circunstancias (resultado electoral, formación de gobiernos) a darse prioridad recíproca.

Ni Pablo Iglesias ni Mónica Oltra ni Pedro Sánchez se habían reunido antes ninguno con ninguno. Cosas de la izquierda española, que a nivel internacional podría calzar el sayo del peronismo argentino: nadie en el mundo, excepto ellos, alcanza a entender el fenómeno. Al menos así se percibe en la superficie. Pero basta arañar apenas la pátina visible para encontrar debajo al topo de la historia labrando afanosamente las noticias de mañana.

Ninguno de los dos tiene el aire de estadista clásico que posa Pedro Sánchez y que porta Ximo Puig, pero Pablo Iglesias y Mónica Oltra son audacia, estrategia y determinación en estado volcánico. Son dos jugadores en la cúspide de sus recorridos, encimados al pináculo, que asumieron jugar la partida al todo por el todo a tres bandas: local, autonómica y nacional.

Mónica Oltra y Pablo Iglesias se asociaron rumbo a la Moncloa

En opinión de una tía vidente, Mónica dará paso al manso Puig cobrándole carísimo, pero carísimo, en términos de poder efectivo y salvaguardas políticas, el “cromo de Messi”. Y una vez instalado el cambio local y bien atado el programa que ejecutará el tripartito, se irá a correr las nacionales donde Iglesias le dijo que la necesita: a su lado. Mónica es la política más aguerrida del reino y con más carisma en la actualidad. Ni Errejón ni Bescansa dan con Iglesias el tirón de su dupla con la valiente política levantina. Iglesias y Oltra se encontraron. Oltra es la vicepresidenta del gobierno que Iglesias se postula a presidir.

Quedaron con Iglesias en estudiar a fondo y urgente las fórmulas políticas y jurídicas para unir las fuerzas sin diluir las marcas, en cuyo esquema quedaría resuelta la condición sine qua non de Mónica: seguir perteneciendo y conduciendo a Compromís.

Finalmente

Nadie, ningún partido, puede gobernar Valencia ni la Comunitat, sin Compromís ni mucho menos con Compromís en contra. Más allá de aritméticas, eso es políticamente imposible. Por otro lado, toda la izquierda incluído el PSPV saben que es imposible políticamente un gobierno presidido por Puig merced al apoyo de Ciudadanos y la abstención del PP, con Compromís y Podemos en contra. Imposible. Sería el suicidio político más inverosímil de la historia conocida.

Las “amenazas” de Puig de pactar con Ciudadanos son, por tanto, guión de stand up, es decir bromas de un hombre solo de cara al público. Nada más.

Posts relacionados