junio 24, 2017

Tsipras rechaza presiones de la troika por ventas de activos y recorte de pensiones

La UE y el FMI, los prestamistas de Grecia, han pedido a Atenas que se comprometa a vender activos públicos, implementar recortes de pensiones y mantener reformas laborales impopulares, dijeron el jueves fuentes cercanas a las conversaciones sobre la propuesta, peticiones que cruzarían las autoimpuestas líneas rojas del Gobierno heleno.


 

"Todos tenemos que entender que el pueblo griego ha sufrido mucho en los últimos cinco años", exhortó Tsipras

“Todos tenemos que entender que el pueblo griego ha sufrido mucho en los últimos cinco años”, exhortó Tsipras


 

En una propuesta de cinco páginas presentada al primer ministro griego Alexis Tsipras en Bruselas el miércoles, los prestamistas de la UE y el FMI pidieron a Atenas reducir el gasto en pensiones en un 1 por ciento del PIB, dijeron las fuentes.

También solicitaron a Atenas captar 1.800 millones — o un 1 por ciento del PIB- elevando el tipo del IVA al 11 y al 23 por ciento para productos que van desde medicamentos a la electricidad, dijeron las fuentes.

También quieren que Grecia elimine la subvención para los pensionistas con bajos ingresos, llamada EKAS, para ahorrar 800 millones hasta 2016 — un movimiento que de ser aceptado forzaría a Tsipras a violar su compromiso de evitar cualquier recorte en las pensiones. La propuesta también pide una mayor aportación en las contribuciones al sistema sanitario por parte de la población griega.

La propuesta apuesta también por pedir a Atenas que se comprometa a privatizar el operador de la red eléctrica ADMIE, los puertos más importantes del Pireo y de Tesalónica, el antiguo complejo aeroportuario de Hellenikon, Hellenik Petroleum y el operador de telecomunicaciones griego OTE a cambio de ayuda para el rescate.

Algunas de las ventas de activos mencionadas — como ADMIE o Hellenikon — habían encontrado la fuerte oposición de parte del partido de Tsipras, Syriza.

Rechazo de Tsipras

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, trasladó hoy a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, François Hollande, que Grecia no puede aceptar la propuesta de las instituciones porque no incluye los puntos en común alcanzados en las negociaciones de los últimos meses.

“El primer ministro griego expresó la opinión de que la propuesta de las instituciones no puede ser la base para un acuerdo ya que no tiene en cuenta el proceso de las negociaciones que tuvieron lugar en los últimos meses en Bruselas”, afirmaron fuentes del Gobierno heleno tras la teleconferencia que los tres mandatarios mantuvieron este jueves.

Las fuentes señalaron que, en cambio, el plan presentado por el Ejecutivo de Tsipras “refleja los puntos en común” que se han logrado hasta ahora en las conversaciones con las instituciones acreedoras, la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Apuntaron, además, que de la conversación, que se desarrolló en un “ambiente bueno y constructivo”, se desprende el “optimismo” de que “dentro de poco habrá un acuerdo mutuamente beneficioso”.

La propuesta formulada por Grecia a sus socios incluye ingresos fiscales por un total de unos 1.900 millones de euros, algo más de mil millones menos de lo que piden las instituciones y recoge tres tipos de IVA, el 6 %, el 11 % y el 23 %, en lugar de los dos que proponen los acreedores, el 11 % y el 23 %.

Una de las grandes diferencias entre el plan griego y el de los socios radica en el impuesto sobre la factura de la luz, que el Gobierno sitúa en la tasa media del 11 %, mientras los prestamistas exigen que se aplique el 23 %.

La propuesta de los socios exige asimismo recortes en las pensiones, específicamente para pensionistas con rentas bajas.

Estas medidas llevaron a que en la reunión mantenida la noche del miércoles entre Tsipras y los presidente de la CE y del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker y Jeroen Dijsselbloem, respectivamente, en Bruselas no fuese posible alcanzar un acuerdo.

El primer ministro reiteró este jueves que Grecia no va a aceptar “propuestas extremas” para lograr el pacto, después de los sacrificios que los ciudadanos han tenido que hacer estos años.

“Todos tenemos que entender que el pueblo griego ha sufrido mucho en los últimos cinco años, y algunos tienen que dejar de jugar a sus espaldas”, afirmó Tsipras durante una reunión con su equipo económico para analizar los infructuosos resultados del encuentro en la capital belga.

 

Posts relacionados