agosto 22, 2017

Cuba y Estados Unidos avanzan hacia inminente apertura de sus embajadas

Cuba y Estados Unidos continúan su ruta de acercamiento que pasa por el próximo restablecimiento de nexos diplomáticos y la apertura de canales de entendimiento, aunque para nadie es un secreto que el camino hacia una real normalización de las relaciones bilaterales se presenta espinoso.


Las conversaciones entre representaste de Cuba y Estados, a un paso de cristalizar en embajadas

Las conversaciones entre representaste de Cuba y Estados, a un paso de cristalizar en embajadas

 


 

En lo inmediato, el camino hacia la reapertura de embajadas dio un paso decisivo con la exclusión de Cuba la lista de países patrocinadores del terrorismo, efectiva desde el 29 de mayo, y la licencia obtenida por un banco del estado de Florida para ocuparse de las cuentas de la Sección de Intereses (Sina) de la isla caribeña en Washington.

El gobierno cubano considera que esos dos hechos son ante todo un acto de justicia. No obstante, también tiene un impacto económico importante, pues libera a esta nación de sanciones que, en su caso, se añadían a la espesa madeja de prohibiciones contenidas en el embargo económico y comercial estadounidense vigente desde febrero de 1962.

La última ronda de conversaciones, el 21 y 22 de mayo en Washington, finalizó entre declaraciones optimistas. “Nos acercamos cada vez más al restablecimiento de relaciones y a la apertura de las embajadas”, dijo Roberta Jacobson, jefa de la delegación de Estados Unidos en las negociaciones.

A su vez, Josefina Vidal, quien encabeza la misión de La Habana en ese proceso, dijo a periodistas cubanos que lo hecho “en cuatro meses para dos naciones que no han tenido relaciones diplomáticas por más de 50 años, se puede considerar un progreso”. La diplomática reiteró luego: “nos estamos tratando como iguales y sobre bases de respeto y de total reciprocidad”.

Ambas funcionarias tienen la tarea de limar las diferencias entre dos países con una historia de más de medio siglo de hostilidades y desconfianzas mutuas imposibles de borrar de un plumazo. Es en ese fuego cruzado que tras más de un año de negociaciones secretas el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, comunicaron su decisión de reanudar sus nexos diplomáticos.

Aunque sorpresivo, el anuncio no partió de la nada

”Pareciera que se ha redescubierto a Cuba, todo parece novedoso, pero cubanos del exilio comenzamos a buscar el diálogo desde los años 70, cuando era tan difícil la comunicación”, confió Iraida H. López, cubana residente en Estados Unidos desde principios de los años 60.

Profesora de la universidad Ramapo College de New Jersey, López es una de las propulsoras del intercambio académico y cultural entre habitantes de la isla y de la llamada diáspora cubana en Estados Unidos.

“Entre los académicos cubanos que viven en Estados se afianza cada vez más la visión de diálogo, aunque hay personas que desconfían y se oponen ( ….) hay mucho dolor de por medio’’, dijo en su diálogo con IPS.

Para formalizar la reapertura de nexos e intercambiar embajadores falta afinar posturas sobre sobre el funcionamiento de las sedes, cantidad y conducta del personal diplomático, incluida la demanda estadounidense de que sus funcionarios puedan moverse libremente por todo el territorio cubano, como en otros países.

En las dos naciones existen desde 1977 Secciones de Intereses para cumplir funciones consulares. Pero por disposiciones gubernamentales de uno y otro país, los diplomáticos no pueden viajar fuera de las respectivas capitales sin autorización oficial. La actividad de la Sina en La Habana ha sido por décadas motivo de fuertes discordias con las autoridades cubanas, especialmente por su apoyo a disidentes.

Cuba busca definir desde antes de la reapertura de las embajadas que sus operaciones se circunscriban a la Convención de Viena sobre relaciones exteriores, según la cual el personal diplomático está obligado a “no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado” y sus oficinas no deben ser utilizadas de manera incompatible con las funciones de la misión. IPS

Posts relacionados