diciembre 11, 2017

Millones de usuarios de ObamaCare en vilo ante posible derogación judicial

La derogación de la Ley de Asistencia de Salud Asequible aumentaría en unos 353 mil millones de dólares el déficit presupuestario en la próxima década, vaticinó hoy un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) estadounidense.


 

El conservatismo estadounidense se frota las manos ante la posible derogación del ObamaCare

El conservatismo estadounidense se frota las manos ante la posible derogación del ObamaCare

La cifra casi triplica la anterior estimación de 2012, cuando el CBO indicó que la abolición de la popularmente conocida como ObamaCare se traduciría en un déficit fiscal de 109 mil millones de dólares en los próximos 10 años.

Esta nueva proyección ve la luz justo cuando la Corte Suprema de Justicia se dispone a emitir un crucial fallo que permitiría la supervivencia o no del considerado principal logro legislativo de la administración del presidente Barack Obama.

El texto de 28 páginas explica que si la reforma de salud fuera eliminada en enero de 2016, aumentaría la deuda nacional en unos 137 mil millones de dólares durante el referido período.

Bajo ese escenario, 19 millones de personas perderían el seguro de salud el próximo año, según el informe.

De 2021 a 2025, 24 millones más de personas se integrarían al abultado grupo de quienes carecen de planes de contigencia para ser atendidos en instituciones de salud, subrayó.

Presagios descomunales

La Corte Suprema debe pronunciarse antes de que concluya este mes sobre las subvenciones federales otorgadas a personas de bajos ingresos en más de 30 estados para comprar seguros de salud bajo ObamaCare, un elemento clave de la legislación.

En caso de que los jueces decidan anular esos subsidios -declarándolos ilegales- se verían afectados millones de estadounidenses, alrededor del 60 por ciento de los beneficiarios de ese plan de salud.

Además, se elevarían invariablemente los precios de los seguros médicos, lo que comprometería, de hecho, toda la reforma impulsada por Obama desde 2012.

La ahora mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso hay sido sumamente crítica con esta medida y no ha escatimado esfuerzos para su total eliminación. PL

Posts relacionados