agosto 22, 2017

La Merkel y el Eurogrupo confirman optimismo por acuerdo con Grecia esta semana

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dieron como un hecho que se logrará un acuerdo con Grecia en el correr de esta semana. Según el Eurogrupo, en la propuesta griega hay una buena base de acuerdo.


Pronostican humo blanco tras meses de intensas negociaciones

Pronostican humo blanco tras meses de intensas negociaciones

 


 

Las tensiones parecen irse disipando en las negociaciones entre Grecia y el Eurogrupo. El gobierno de Alexis Tsipras envió este lunes su propuesta definitiva que incluye concesiones fiscales y en la reforma de pensiones y los socios europeos reaccionaron de forma positiva, alejando la posibilidad de una salida del euro de los helenos. Tanto desde Berlín, París y Bruselas se aseguró que la propuesta griega es “una buena base” para cerrar la crisis griega y se da como un hecho que esta semana se llegue al acuerdo.

Si bien la cumbre tuvo algún momento tenso, de acuerdo a fuentes que participaron de la misma el clima general fue de distensión, al punto que, al final, el premier griego Tsipras pidió un comunicado garantizando una prórroga del segundo rescate para acabar con las dudas sobre los bancos. Los líderes no quisieron llegar a tanto. “Merkel prefiere el típico approach alemán: primero hay que cerrar definitivamente el acuerdo; después ya habrá tiempo de hacer comunicados”, explicó un diplomático europeo. La canciller fue clara al acabar la cumbre: “La propuesta de Grecia es una buena base”. Ese análisis, viniendo de quien viene, es una señal política de primera magnitud tras meses de tensión.

Merkel agregó que  “las instituciones deben trabajar ahora con intensidad para que el Eurogrupo pacte el miércoles. Esperamos resultados de cara a la cumbre europea del jueves”, añadió. Juncker dio por hecho un acuerdo “esta semana”.

Sorpresas sobre la mesa

Pero quizá la mayor sorpresa fue la disposición de Merkel a permitir una reestructuración de deuda: la canciller no descartó esa posibilidad -que se había convertido en una especie de anatema en varios países-, aunque explicó que no es el asunto “más urgente”. Alemania rechaza poner más dinero. Pero acepta que el acuerdo sobre un alivio de la deuda, firmado por del Eurogrupo a finales de 2012, se puede aplicar.

La complicación para Tsipras puede aparecer ahora en su propio terreno. Si se llega al pacto definitivo, el primer ministro griego deberá convencer a los suyos, a su Parlamento e incluso a desconformes dentro de su propio partido y gobierno: el flanco izquierdo de Syriza y la derecha nacionalista con la que se ha aliado pueden poner peros y provocar una crisis política, de acuerdo a algunos analistas. Para esa etapa, Tsipras espera como contrapartida la citada reestructuración de deuda; si Grecia activa en breve las medidas prioritarias, los socios podrían facilitar ese alivio de la deuda, aunque esa fase de la negociación no ha llegado aún y hay varios países poco partidarios de hace favores a Syriza. UYPRESS

Posts relacionados