septiembre 21, 2018

Promueven reducir 32.000 viajes diarios de coche en Valencia para abatir contaminación

Reducir el uso del coche en las ciudades no es tan complicado y la aplicación de unas medidas “blandas” de persuasión podrían lograr, solo en la ciudad de Valencia, una disminución de 32.000 viajes diarios en coche y un ahorro de alrededor de 27 toneladas de emisiones diarias de Dióxido de Carbono (CO2).


 

La persuasión podría disminuir 32.000 viajes diarios de coche en Valencia

La persuasión podría disminuir 32.000 viajes diarios de coche en Valencia


Al menos así lo constata un estudio desarrollado por investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) y la Universidad de Toronto y publicado en la revista Transportmetrica, en el que se han aplicado acciones de fomento del cambio de movilidad.

Estas acciones, basadas en estrategias de persuasión a un conjunto de conductores habituales residentes en Valencia, permitieron que los participantes redujeran un 5,3 por ciento el uso del coche por la ciudad, según han informado a EFE fuentes de la UPV.

Si estas medidas “blandas” de movilidad sostenible se aplicaran a toda la población de conductores habituales de la ciudad de Valencia, se podría conseguir una reducción de 32.000 viajes diarios en coche, y un ahorro de aproximadamente 27 toneladas de emisiones diarias de CO2, afirman los autores de la investigación.

Los investigadores del Instituto de Transporte y Territorio de la UPV y del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Toronto (Canadá) señalan que los conductores que participaron en el estudio “no tenían, en general, una predisposición a dejar de usar su coche”.

Las estrategias de persuasión consistieron en dar información sobre alternativas de viaje, sobre el efecto que tendría dicho cambio sobre el coste o las emisiones de CO2, en charlas sobre los beneficios de caminar más y moverse en bicicleta o en ver vídeos donde otras personas describían por qué habían reducido el uso del coche.

Dichas acciones se aplicaron solo a una parte de los participantes, mientras que el resto formó el grupo de control y se recogió información sobre la movilidad habitual de todos los participantes antes y después de aplicar las acciones.

Tomás Ruiz, investigador del Instituto de Transporte y Territorio de la UPV, asegura que se trata de medidas de transporte sostenible llamadas “blandas” y que son muy coste-efectivas, ya que con muy poca inversión se consiguen cambios en la movilidad que redundan positivamente en la reducción de emisiones contaminantes y el consumo de energía.

Ruiz ha explicado que se trata de medidas “muy estudiadas, que fueron diseñadas con todo detalle. Utilizamos cuestionarios psicológicos para identificar barreras al cambio y, a partir de ellas, definimos las acciones”.

“Además, la evaluación antes y después se hizo con encuestas de movilidad en profundidad, que incluían entrevistas personales y seguimientos mediante móvil inteligente y llamadas de teléfono”, ha agregado el investigador.

UNIVERSITARIAS, MADURAS, AMBIENTALISTAS 

Por sectores de población, el estudio revela que las mujeres se muestran más predispuestas que los hombres a dejar de usar el vehículo propio y cambiarlo por el transporte público o la bicicleta.

También los estudiantes, los mayores de 50 años y aquellos con estudios superiores son los más predispuestos a dejar su coche aparcado y elegir otras opciones para desplazarse.

Un segundo estudio, también publicado en la revista Transportation, analiza qué elementos del ambiente urbano son positivos o negativos a la hora de convencer a las personas para que elijan caminar cuando tienen que desplazarse en distancias cortas para ir al trabajo, la Universidad o al centro médico.

Además, estudia cuales son los elementos que influyen en hacer los itinerarios peatonales más o menos confortables.

Entre las principales conclusiones, advierte del “olvido” de los semáforos hacia el peatón, al considerar que priorizan en la mayor parte de las ocasiones al tráfico rodado, y señala a los cruces de grandes avenidas y rotondas como sus “grandes enemigos”.

Además, destaca que la seguridad del itinerario peatonal y una iluminación adecuada son elementos importantes a la hora de decidir desplazarse a pie.

Los aspectos que hacen más confortable un itinerario peatonal son la anchura de las aceras, la presencia de árboles, y una intensidad de tráfico baja, mientras que las terrazas de bares en aceras y los bolardos son percibidos como obstáculos importantes.

“Por tanto, para favorecer la movilidad peatonal, es importante ubicar árboles en calles anchas, revisar la política de concesiones de terrazas, y elegir diseños apropiados para los bolardos en aceras”, concluye Tomás Ruiz. EFE

Posts relacionados