agosto 22, 2017

Ingenieros valencianos crean una tienda de campaña isotérmica y antibalas para refugiados

Una empresa valenciana de ingeniería ha diseñado tiendas de campaña antibalas y superaislantes para refugiados gracias a un sistema que permite mejorar sus condiciones de vida y que soporten inclemencias meteorológicas extremas o un posible ataque gracias a su aislamiento térmico, acústico y visual.


Las tiendas de campaña antibalas y superaislantes son más confortables, resistentes y seguras que las actuales

Las tiendas de campaña antibalas y superaislantes son más confortables, resistentes y seguras que las actuales


Según ha anunciado hoy la firma Vielca, este es el resultado de más de un año de investigación en torno a un “revolucionario” sistema de tiendas de campaña isotérmicas más confortables, resistentes y seguras que las actuales, que está pendiente de obtener la patente para que la empresa pueda empezar a fabricarlas.

Las tiendas de campaña de montaje y desmontaje rápido utilizadas actualmente para ser habitadas de forma provisional presentan, según la empresa, un grave problema de falta de aislamiento térmico y acústico.

Esto hace que, en aquellas zonas donde las temperaturas varían mucho o en condiciones climáticas extremas, el confort de las personas que las habita sea muy deficiente, pudiéndose producir situaciones de extrema dureza, sobre todo para las personas más débiles, como ancianos, niños y enfermos.

La clave del sistema diseñado por la empresa valenciana estriba, según su comunicado, en una doble cubierta pensada para ser rellenada con materiales del propio terreno donde se instale, bien sea arena, grava, tierra, ramas o nieve, que la dota a su vez de mayor robustez.

“El sistema convierte la tienda en superaislante, capaz de soportar inclemencias meteorológicas extremas o un posible ataque, ya que los materiales son resistentes a impactos de bala y proporcionan un total aislamiento térmico, acústico y visual”, explica el responsable del proyecto, Vicente Candela.

El diseño se basa en el sistema tradicional de muros de carga utilizado desde la Edad Media pero redefiniendo los elementos estructurales y los de cierre.

Además, soluciona los inconvenientes de los sistemas actuales isotérmicos, que utilizan telas de materiales plásticos con aislamientos artificiales que resultan insuficientes en zonas con climas extremos, como el norte de África, y cuyo coste es muy elevado.

MÁS BARATAS Y LIVIANAS

Las características y materiales con los que se fabricarán estas nuevas tiendas son los mismos que existen en el mercado para tiendas sencillas, por lo que son de menor coste y no añaden peso, de forma que son fáciles de transportar por medios humanos.

Las nuevas tiendas han sido diseñadas para su ubicación en campos de refugiados, pudiendo adoptar distintas dimensiones, y presentan hasta diecisiete ventajas concretas con respecto a los sistemas existentes en la actualidad.

La idea surgió al conocer que la ONU había reclamado la necesidad de disponer de tiendas de campaña isotérmicas para los millones de desplazados.

El proceso para patentar este sistema comenzó a principios de 2014 y en mayo del año pasado fue presentado oficialmente a la oficina de patentes.

El proyecto ha superado recientemente la primera fase para obtener la patente, con la respuesta favorable del Informe sobre el estado de la técnica, emitido por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que califica este invento con la categoría A.

Sus responsables esperan recibir a finales de año el visto bueno definitivo, que permitirá poner en marcha su fabricación y distribución inmediata. EFE

Posts relacionados