agosto 22, 2017

El Valencia carga la necesidad de ganar en sus arietes estrellas, Negredo y Alcácer

El Valencia visita al Olympique de Lyon con la necesidad de ganar tras la derrota que encajó en Mestalla en la primera jornada, ante el Zenit ruso, por lo que un empate en la ciudad francesa no sería un gran resultado para las aspiraciones valencianistas.


"A pesar de no haber empezado bien por la derrota en casa ante el Zenit, el Valencia tiene tiempo de corregir la situación y clasificarse para octavos de final de la Liga de Campeones", afirmó Negredo.

“A pesar de no haber empezado bien por la derrota en casa ante el Zenit, el Valencia tiene tiempo de corregir la situación y clasificarse para octavos de final de la Liga de Campeones”, afirmó Negredo.


El conjunto que entrena Nuno Espirito Santo afronta el encuentro con su casillero de puntos a cero, mientras que su rival tiene uno, obtenido en la primera jornada ante el Gent en Bélgica.

Nuno Espirito Santo, técnico del Valencia, ya avisó en la rueda de prensa posterior a la victoria contra el Granada en la Liga que alinearía un centro del campo muy poblado para contrarrestar el potencial físico del Olympique de Lyon.

De esta forma, todo apunta a que Dani Parejo y Enzo Pérez, que fueron titulares en el último triunfo liguero, volverán a repetir en el centro del campo, acompañados como pivote defensivo por Javi Fuego.

Por lo que a la defensa se refiere, podría producirse el regreso de Aymen Abdennour junto a Shkodran Mustafi para sustituir a Rubén Vezo.

Cancelo y Lucas Orban serían de nuevo los laterales, mientras que Jaume Doménech, pese al regreso a la citación del australiano Mathew Ryan ya recuperado de una operación de rodilla, se perfila como titular en la portería.

Pablo Piatti recuperará la titularidad en la banda izquierda del ataque valencianista, ya que Zakaria Bakkali es baja al no estar inscrito en la Liga de Campeones, mientras que Feghouli estará en la derecha.

Por lo visto en el entrenamiento, Álvaro Negredo ejercerá, en esta ocasión, como único referente en ataque, tras haber compartido titularidad en el último encuentro con Paco Alcácer.

El Olympique Lyonnais llega a la gran cita en su estadio con la Liga de Campeones plagado de dudas y con su estrella, Alexandre Lacazette, en horas bajas.

La derrota del pasado sábado en Burdeos (3-1) volvió a poner de manifiesto que el equipo sigue sin encontrar el juego brillante que le llevó la pasada temporada a finalizar segundo de la Ligue 1 plantándole cara al hegemónico Paris Saint-Germain.

El presidente del club, Jean-Michel Aulas, quiso quitarle hierro a la goleada afirmando a la prensa francesa que “lo importante” es lo que ocurra el martes ante el Valencia.

El entrenador lionés Hubert Fournier dejó patente que el objetivo en este momento es la Liga de Campeones al reservar a cuatro jugadores: Gonalons, Darder, Bisevac y Lacazette.

Bien es cierto que la situación en la enfermería tampoco ayuda. Hasta ocho jugadores se recuperan en estos momentos de diferentes lesiones, entre los que figuran Fekir (rotura de ligamento cruzado y menisco), Rafael (desgarro en los isquiotibiales) y Grenier (rotura de tendón femoral).

OLYMPIQUE ILUSIONADO

Uno de los motivos de este dubitativo comienzo de temporada se encuentra en el bajo estado de forma de Lacazette. El máximo goleador de la pasada campaña en Francia (27 goles) sigue sin rendir al máximo de sus posibilidades debido a unos persistentes dolores de espalda y al malestar que arrastra por las largas y polémicas negociaciones para su renovación del pasado verano.

El gran desafío del conjunto francés esta temporada es disputar al menos los octavos de final de la Liga de Campeones, dado que el partido en Lyon se jugaría en el nuevo estadio que será inaugurado el próximo enero.

El regreso a la máxima competición europea del Olympique ante el Gante (1-1) fue una gran decepción. El empate a uno final supo a poco por el mal juego del equipo, que a pesar de todo pudo incluso haber ganado al fallar un penalti Lacazette a dos minutos para el final.

Tras cinco años de austeridad por el mal estado de las finanzas del club, el presidente lionés sacó el pasado verano la chequera e invirtió en la plantilla, tradicionalmente nutrida por canteranos, comprando cinco jugadores: Valbuena, Darder, Rafael, Beauvue y Yanga-Mbiwa.

Por el centrocampista español Sergi Darder, procedente del Málaga,m desembolsó la mayor cantidad, 12 millones de euros, de ahí que se espere mucho en Gerland del internacional español sub-21 en su debut en Europa con la camiseta del club del Ródano. EFE

Posts relacionados