diciembre 11, 2017

Ximo Puig pasa raya en sus primeros 100 días de president de la Generalitat Valenciana

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que durante los cien primeros días de su gestión lo peor ha sido la “ansiedad” por no poder acelerar cuestiones como la eliminación del copago o la puesta en marcha de la nueva Radiotelevisión Valenciana.


Puig entiende que la oposición no le ha dado tregua "desde el minuto cero, incluso antes de formar gobierno"

Puig entiende que la oposición no le ha dado tregua “desde el minuto cero, incluso antes de formar gobierno”

En declaraciones a EFE con motivo de los primeros cien días transcurridos desde su investidura, Puig ha reconocido que han sido unos meses “trepidantes, de profundos cambios y de ambición por transformar lo más rápidamente posible las cosas” y acabar con dos “graves hipotecas, la reputacional y la financiera”.

El president ha defendido que durante estos más de tres meses se han dedicado a “situar el nuevo imaginario valenciano” en los valores que siempre le han distinguido: “esfuerzo, trabajo y honradez”, y a “intentar alejar el mal sueño de la corrupción”, para que la Comunitat “vuelva a la primera línea por temas importantes”.

Así, ha recordado que se ha decretado la sanidad universal, se han frenado los desahucios y se ha garantizado la educación universal con el plan de gratuidad de los libros de texto, unas medidas que, a su juicio, todavía “no dan un notable, pero sí un progresa adecuadamente” al acuerdo de gobierno, el Pacto del Botánico.

A nivel simbólico, considera que la acción más importante desde su investidura fue su primera llamada, la que hizo a la presidenta de la Asociación de Víctimas del Metro para “pedirle perdón por cómo les había fallado” la Generalitat, un acto que ha considerado “de justicia” y que “reivindica el nuevo tiempo y el nuevo gobierno”.

En el lado contrario, precisa, lo mas difícil ha sido “la ansiedad de ver que todo tiene sus tiempos”, y hay cosas como la eliminación del copago o la puesta en marcha de la nueva RTVV que le gustaría “que fueran mucho más deprisa”.

También ha lamentado el “marasmo burocrático” de la Administración y ha abogado por “resetearla”, porque “tiene que haber controles, pero no puede ser que al final todo sea un marasmo en el cual aún teniendo recursos no puedas ejecutar“.

Puig ha recriminado al anterior Consell el “cóctel de mala gestión, no ubicación en la agenda de las prioridades, la corrupción y la mala financiación”, que hacen “inviable” la Generalitat, y ha asegurado que sin un nuevo modelo de financiación y de gestión “no podemos continuar”.

FINANCIACIÓN EQUITATIVA

Respecto al papel de la oposición, ha asegurado que no le ha dado tregua “desde el minuto cero, incluso antes de formar gobierno”, y tras defender el papel fundamental la oposición para la existencia de la democracia, ha considerado que la valenciana “es manifiestamente imprudente”.

El jefe del Ejecutivo valenciano ha reprochado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que haya llevado “más allá de lo razonable” la convocatoria electoral y haya declarado estos meses finales de legislatura como “tiempo basura en que no se puede hablar” de financiación.

“Tiene que sentarse a hablar con la Comunitat Valenciana para solucionar el problema”, ha afirmado Puig, para quien la solución pasa por una financiación constitucional “que atienda a la equidad de los españoles”, una reestructuración de la deuda y la mayor inversión del Estado.

Según Puig, “el problema territorial de España no es solo el problema de Cataluña, es la falta de equidad que existe entre los españoles“, y es un problema que solucionar, a su juicio, con una reforma que “garantice la singularidad de regiones y nacionalidades” y lo combine con la igualdad entre ciudadanos”. EFE

Posts relacionados