agosto 22, 2017

El Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez recibe el premio Nobel de la Paz 2015

El Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez, formado por organizaciones de la sociedad civil, ha sido el ganador del premio Nobel de la Paz 2015 por su “decisiva contribución a la construcción de una democracia plural” en el país, como ha anunciado este viernes en Oslo el Comité Nobel de Noruega.


La presidenta de la patronal tunecina, Wided Bouchamaoui, el Secretario General de la Unión General del Trabajo, Houcine Abassi, el presidente de la Liga Tunecina de Derechos Humanos, Abdessattar ben Mouss,a y el presidente de la Asociación Nacional de Abogados, Mohamed Mahmoud Fadhel Leer más: http://www.lavanguardia.com/internacional/20151009/54437105101/nobel-paz-2015-cuarteto-nacional-para-el-dialogo-en-tunez.html#ixzz3o86qbrq0  Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

La presidenta de la patronal tunecina, Wided Bouchamaoui, el Secretario General de la Unión General del Trabajo, Houcine Abassi, el presidente de la Liga Tunecina de Derechos Humanos, Abdessattar ben Moussa y el presidente de la Asociación Nacional de Abogados, Mohamed Mahmoud Fadhel

El Cuarteto se formó en el verano de 2013, cuando el proceso de democratización de Túnez estaba en peligro tras varios asesinatos políticos y revueltas sociales, con la participación de la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), la patronal (UTICA), la Liga Tunecina de los Derechos Humanos (LTDH) y la Asociación Nacional de Abogados. Estas organizaciones, según el Comité Nobel, propiciaron un proceso político, pacífico y alternativo cuando Túnez, tras la denominada “revolución de los jazmines” de 2011, se acercaba de nuevo al abismo de una guerra civil.

PIEZA CLAVE

El Cuarteto fue un instrumento que permitió que, en unos años, Túnez contara con “un sistema constitucional que garantiza los derechos fundamentales al conjunto de la población, sin importar el sexo, las convicciones políticas o las creencias religiosas”, destacó el jurado para el que, a partir se su experiencia en distintos ámbitos y sectores de la sociedad, ejerció un papel mediador para avanzar hacia el desarrollo democrático de Túnez “con gran autoridad moral”.

El país norteafricano afronta todavía numerosos retos políticos, económicos y de seguridad y el Comité Nobel confió en que este galardón contribuya a salvaguardar la democracia y sea “una inspiración para todos aquellos que buscan impulsar la paz y la democracia en Oriente Medio, en el Norte de África y en el reto del mundo”. “Sobre todo, el premio quiere ser un mensaje de ánimo al pueblo de Túnez, que, a pesar de los grandes desafíos, ha sentado las bases para una fraternidad nacional que el Comité espera que sirva como ejemplo para otro países”, añadió.

El jurado destacó que el Nobel de la Paz, dotado con 8 millones de coronas suecas (855.000 euros, 954.000 dólares), es para el Cuarteto, no para las cuatro organizaciones que lo componen de forma individual. El año pasado, los galardonados fueron la paquistaní Malala Yousafzai y el indio Kailash Satyarthi, premiados por su lucha por los derechos de los niños. EFE

Posts relacionados