noviembre 20, 2017

Bachelet anuncia el proceso de una nueva Constitución que reemplace a la de Pinochet

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció hoy el inicio del proceso de una nueva Constitución que calificó “como un paso fundamental” para terminar con la impuesta por el dictador Augusto Pinochet en 1980.


 

Bachelet había comunicado el pasado 28 de abril su intención de modificar la actual Constitución y celebrar cabildos ciudadanos para poder lograr una nueva Carta Magna, pero sin mencionar el mecanismo que se utilizaría.

Bachelet había comunicado el pasado 28 de abril su intención de modificar la actual Constitución y celebrar cabildos ciudadanos para poder lograr una nueva Carta Magna, pero sin mencionar el mecanismo que se utilizaría.

“Hoy estamos dando un paso fundamental para el destino de nuestro país. Estamos dando inicio al proceso que nos permitirá tener una nueva Constitución para Chile”, añadió la mandataria en un discurso emitido por cadena voluntaria de radio y televisión.

La presidenta socialista explicó que su país necesita una nueva y mejor Constitución, nacida en democracia y que exprese la voluntad popular, “una legítima y respetada por todos, que la convierta en un motor de unidad nacional”.

“La actual Constitución tuvo su origen en dictadura, no responde a las necesidades de nuestra época ni favorece a la democracia. Ella fue impuesta por unos pocos sobre la mayoría. Por eso nació sin legitimidad y no ha podido ser aceptada como propia por la ciudadanía”, apostilló.

Bachelet señaló que su gobierno confía en que los chilenos aprobarán esta propuesta “y que todas las fuerzas políticas se abrirán de buena fe a este patriótico consenso”. Según anunció la mandataria, el proceso de educación cívica comprometido se inicia a partir de ahora y se extenderá hasta marzo del próximo año.

“Y el resultado de estos diálogos serán las bases ciudadanas para la nueva Constitución, que me serán entregadas en octubre del 2016″, precisó Bachelet. “Debemos estar seguros que este proceso participativo sea libre, transparente, sin distorsiones ni presiones de ningún tipo. Por eso, nombraré en las próximas semanas un Consejo Ciudadano de Observadores que acompañe el proceso y dé garantías de transparencia y equidad”, anunció la mandataria.

Indicó a que a principios del segundo semestre de 2017, el Ejecutivo presentará ante el Congreso de la República este proyecto de una nueva Constitución.

ASAMBLEA CONSTITUYENTE

Afirmó que en esta reforma se propondrá al actual Congreso que habilite al próximo para que sea él quien decida de entre cuatro alternativas el mecanismo de discusión del proyecto enviado por el Gobierno y las formas de aprobación de la nueva Constitución.

Señaló que la primera alternativa es formar una comisión bicameral de senadores y diputados; la segunda, formar una convención constituyente mixta de parlamentarios y ciudadanos, y la tercera la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

También propondremos una cuarta alternativa, en la que el Congreso pueda convocar a un plebiscito, para que sea la ciudadanía la que decida entre las anteriores alternativas“, añadió la presidenta.

La decisión del mecanismo recaerá en el nuevo Parlamento elegido en 2017 con el nuevo sistema electoral aprobado este año, con una nueva ley de partidos y una ley de financiación electoral, “es decir, dotado de mayor legitimidad, representatividad y transparencia”.

La presidenta se había puesto como plazo perentorio el mes de septiembre para realizar el anuncio, uno de los pilares de su programa, pero el terremoto y tsunami ocurridos en Coquimbo a mediados de ese mes lo retrasaron hasta esta noche. EFE

Posts relacionados